jueves, 15 de marzo de 2007

De mayor quiero ser Guagüero.

Nunca imaginé que a estas alturas de mi vida se me iba antojar conducir una guagua, pero después de ver las ventajas que tiene ser chófer de servicio público la opción me empieza a resultar apetecible.

De mayor quiero tener preferencia en las rotondas, toda la preferencia, circule por el carril de dentro, por el carril de fuera o intente acceder a ella desde el exterior. Con sacar el brazo por la ventanilla se subsanan todas las molestias que pueda causar mi maniobra.

De mayor quiero poder incorporarme a la autopista desde el carril de aceleración sin mirar siquiera por el espejo retrovisor, para luego recorrérmela a lo ancho sin compasión hasta llegar al carril izquierdo donde se conduce mucho más cómodo. De nuevo basta con sacar el brazo por la ventanilla para que los automóviles que circulen por la autopista claven sus frenos y se dejen los neumáticos en el asfalto.

De mayor quiero poder pararme a recoger o soltar pasajeros sin salirme del todo de la vía, aunque la cola que se forme a mis espaldas invada tres cruces y cuatro rotondas, y reanudar la marcha justo en el momento que el primero a mis espaldas decida no esperar más y probar a meter su coche por la izquierda. Por supuesto sacando el bracito todo queda perdonado.

De mayor quiero poder ocupar dos carriles circulando en vías urbanas estrechas, en hora punta. Da igual el sentido de los carriles, el resto de los conductores sabe que no puede pasar desde que yo asome el morro por la calle y, por supuesto, saque el brazo por la ventanilla.

De mayor quiero tener una funda de bolitas de madera en el sillón, gafas de sol con el cristal plateado, un palillo en la boca, mucha mala leche y el puto brazo izquierdo moreno de tanto sacarlo a tomar el sol.


Nota: La guagua que aparece en la fotografía es de Titsa y es la última guagua roja que tuvo operativa la compañía antes de pensar en verde. Los de mi generación la cogíamos para ir a la playa de las teresitas. Los de generaciones anteriores, la cogerían para ir a otros sitios. Los de generaciones posteriores y venideras, que se piensen seriamente hacerse guagüeros, que ya ven que tiene muchas ventajas.

4 Comentarios:

Lupita Ferrer dijo...

Me acuerdo bien de la guagua roja de Titsa y el ticket de la guagua que era muy parecido al de las entradas de cine de antes, y como al regresar de las Teresitas me dejaba en la avenida anaga junto a un pequeño kiosko...joder que de años¡¡¡

Respecto a lo de cuando seas mayor, creo que ya es un poco tarde jeje

Migue on 3/16/2007 1:31 a. m. dijo...

es verdad.. el ticket. Que tiempos!!

lupuscanis dijo...

Siento acabar con tus ilusiones, pero para ser "un hombre de Titsa", tienes que opositar y me imagino que ya sabras como funciona eso en nuestra amada tierra.

reena on 3/16/2007 9:31 a. m. dijo...

Encima olvídate de que tus padres, tus hijos y tus nietos paguen en la wawa...ni hablar!! xDD

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

RSS

Recibe las novedades en tu E-Mail:

o suscríbete al RSS con tu Lector de Feeds habitual

 

Los números

Top Blogs canarias

Look Closer Copyleft © 2006 | Plantilla modificada por Miguel Mora a partir de un diseño de Ipietoon para Free Blogger Template

Esta obra y su contenido están bajo una Licencia Creative Commons