viernes, 22 de junio de 2007

Prohibido fumar.

Empiezo a estar un poquito harto de las campañas antitabaco, de la ley antitabaco y de sus fieles seguidores. Miento. La verdad es que ya me toca los cojones.



De entrada, me venden en los estancos una sustancia (que en algún punto indeterminado de la cadena de fabricación perdió su condición de planta) a la que soy adicto desde hace 15 años, una sustancia que me deja mal aliento, que me obstruye las arterias, que me pudre los dientes, que me reduce el olfato, que me produce impotencia, que disminuye la fertilidad de mis espermatozoides, que me provoca tumores, una sustancia que me mata lenta pero eficazmente, una sustancia cuyo único beneficio es aliviar el malestar que produce su ausencia.



Una multinacional americana me vende mi dosis diaria por un par de euros cada tres metros de calle asfaltada. La multinacional se lucra a costa de mi salud y de la de los que están a mi alrededor, se beneficia de mi adicción, de mi condición de yonkie. Era de esperar que el gobierno español, al que pago religiosamente un 11% de mi sueldo todo los meses, defendiera mis intereses, mandara a los que se aprovechan de mi debilidad a tomar por el culo y tratara mi adicción con un remedio eficaz. En vez de eso, sube el impuesto que la multinacional debe pagar por vender tabaco en este país, la multinacional se lo añade al precio final y termino pagándolo yo. Esto perjudica gravemente mi hipotecada economía y me convierte en un yonkie pobre. Luego, el gobierno me llama gilipollas poniendo en los paquetes de cigarrillos frases como 'fumar produce cáncer mortal de pulmón, pero usted no se preocupe que con los impuestos que paga tiene cama asegurada en el hospital', algo que afecta tremendamente a mi estabilidad mental cada vez que saco un tabaco de su envoltorio para fumármelo. Ahora soy un yonkie pobre gilipollas depresivo. No contentos con eso, me prohiben fumar en el centro de trabajo, en las tiendas, en las grandes superficies, en los restaurantes, en los bares, en las discotecas y hasta en los aparcamientos, porque de pronto es más peligroso el humo de mi cigarrillo que los gases que emiten los tubos de escape de los automóviles, razón por la que me veo cada 15 minutos en la puerta del establecimiento de turno mirando al cielo, sólo y besándome los dedos. Yonkie pobre gilipollas depresivo inadaptado social. Con toda esta mierda a cuestas, termino por acudir a la Seguridad Social, un seguro médico que pago con mis impuestos, para que me curen y traten mi tabaquismo. Debe ser que los chicles y los parches de nicotina son demasiado caros, o que la acupuntura y el hipnotismo no funcionan, dado que lo único que consigo de mi médico de cabecera es una palmada en la espalda, una mirada condescendiente y una oda a la fuerza de voluntad. La puta Fuerza de Voluntad. Abandono la consulta como un yonkie pobre gilipollas depresivo inadaptado social sin voluntad.


¿Podría ser peor? Pues lo es. De lo más profundo del armario aparecen unos cuantos individuos que se ha autoproclamado defensores entusiastas del antitabaquismo, siguiendo a pies juntillas las huellas dejadas en el camino del sermón por Mercedes Milá, practicantes fieles de la doctrina del fumador pasivo empedernido. Con tanto bombardeo publicitario han terminado convencidos de que el humo del tabaco es tanto o más perjudicial para ellos, que no fuman, que para mí, que sí fumo, estupidez que no se sostiene ni con un arnés. A pesar de ello, no paran de recordarme que sus pulmones están negros por mi culpa, que sus hijos van a tener problemas de crecimiento por mi culpa, que las paredes del descansillo del edificio están amarillas por mi culpa y que los canarios que tienen enjaulados en sus casas ya no cantan por mi culpa. Sin embargo, no los veo hacer ninguna manifestación en las granjas de alimentos modificados genéticamente, ni en las empresas que fabrican pesticidas, ni en las refinerías de petróleo, ni en las centrales nucleares, ni en el MCdonald. Ni los veo sermonear a los conductores de automóviles, ni a los que usan desodorantes en spray, ni a los que usan disolventes químicos, ni a muchos otros que practican a diario actividades perjudiciales para la salud de los de los demás. Me tienen que venir a joder a mí.


Yonkie pobre gilipollas depresivo inadaptado social sin voluntad con complejo de culpa.


Supongo que al final tendré que dejar de fumar.


Sólo espero que todo esto no forme parte de un plan orquestado del gobierno en mi contra para freirme el cerebro, que terminar con mi cordura no sea el verdadero objetivo de la campaña antitabaco. Todo dependerá de si dejo de fumar, o no.


Más les vale que lo deje.




Fotgrafía: Frolockauai (descubierta en Portafolio)

21 Comentarios:

Pejeverde on 6/22/2007 1:58 p. m. dijo...

Si ya se que toda la camapaña puede ser un rollo, pero a mi, que soy guerrillero con los fumadores, lo que me molesta es el olor, es como si tuviera a alguien al lado echándose pedos. fos.

ricardo on 6/22/2007 2:15 p. m. dijo...

Mandarle los residuos de tus vicios a otros está muy feo. Así que lo normal es que a los no fumadores no nos guste aspirar todas esas sustancias tan malolientes. Es como si los bebedores de cerveza les mearan a los no bebedores.

noemi on 6/22/2007 5:45 p. m. dijo...

Tu fuma todo lo que quieras, en primer lugar yo sí te doy permiso :)
En segundo lugar cada vez hay mejores tratamientos para el cáncer :P


Besitos, mil!

FidiasNet on 6/22/2007 6:25 p. m. dijo...

No tenía muy clara mi condición, pero ahora veo claro que soy un "Yonkie pobre gilipollas depresivo inadaptado social sin voluntad con complejo de culpa". Ha sido un placer leer tu post con el que estoy totalmente deacuerdo.

Anónimo dijo...

Te descubrí hace muy poco y creo que me voy a enganchar....
Ten dignidad y dejate de estar suplicando que te visiten...

migue on 6/22/2007 6:56 p. m. dijo...

Evidentemente, 'anónimo', dignidad es algo que a tí te sobra. Si vuelves por aquí recuerda traerla contigo.

Beauséant on 6/22/2007 7:31 p. m. dijo...

me temo que tengo que unirme al grupo.. no me gusta que me fumen al lado.. pero eso no me impide ver la hipocresía de este gobierno que nos quiere proteger de todo mal, pero sin hacer nada...

MartaNoviembre on 6/22/2007 8:33 p. m. dijo...

Totalmente de acuerdo con Fidias, pero a mi me sale la vena rabiosa y aún fumo más, patético para mi salud. es que siempre he tenido problemillas con la autoridad... Oye Migue, d ehecho me ha gustado tanto que te añado a mi blog, ¿ok? Nos leemos. Un beso.

lupuscanis on 6/22/2007 9:24 p. m. dijo...

Que cada uno haga lo que le de la gana con su vida y su salud, pero como no fumador quiero que respeten mi salud y mi decisisón de no fumar. ¿Quién es ese anónimo, que tiene tiempo para leer y escribir en todos los blogs existentes?, joder sólo vive para los blogs,ja,ja,. Un saludo y como me dijiste una vez don t feed the trolls.

reena on 6/22/2007 9:51 p. m. dijo...

Yo soy fumadora pasiva y maniática del humo. No me gusta el olor y encima tengo asma, así que prefiero que se jodan los fumadores a joderme yo.

Soy así de egoísta :D

Emilio on 6/23/2007 1:45 a. m. dijo...

Ánimo, que se puede dejar!!

Lo difícil es no volver! xD

Saludos

angel dijo...

Por cierto, curioseando por ahi he encontrado unas utilidades bastante chulas para vigilar el posicionamiento de la competencia y ver si tienen trucos, etc. Si teneis curiosidad os aconsejo que le eheis un vistazo. Aparentemente son gratis: http://www.lineared.com/es/recuperar/datos-posiciones-google-msn-yahoo.htm

hormiga on 6/23/2007 7:12 p. m. dijo...

La ley debería ser estricta con los lugares donde se puede o no fumar. Al final con los bares sucede que casi todos son de fumadores.
Pero dejando aparte ese tema, coincido en que no tienen derecho a estar haciendo de papás todo el santo día. No comas, no fumes. Las campañas criminalizadoras de cualquier cosa no sirven para nada y cansan a todos. Así que por mí te puedes fumar todo el paquete y estar de botellón y hasta llevar a tu perro a la playa cuando no hay gente si recoges sus excrementos....

migue on 6/24/2007 10:21 p. m. dijo...

Fidiasnet, me alegro que te haya abierto los ojos.

Martanoviembre, a mi a veces me pasa los mismo, me rallo. Gracias por el link.

Lupuscanis, Don´t feed the trolls. Así es. Aunque si no fuera por los anónimos y ángeles spameadores esto sería más aburrido. Le dan otro 'color'.

ale! y a los demás a seguir contribuyendo con mi complejo de culpa. ;)

Penélope on 6/24/2007 11:46 p. m. dijo...

No entiendo porqué si tan prohibido está el tabaco no lo dejan de vender directamente y san se acabó, que lo retiren progresivamente del mercado... una lástima y un gran tópico el saber que esto no se hace y se toman medidas absurdas como prohibirlo en bares etc etc porque en realidad es una gran mina de dinero que recogen recién salidito los mismos de siempre y que encima lo adornan cada vez más con productos más adictivos y dañinos que nunca. Una contradicción (productora de grandes sumas de dinero) en toda regla. ¿los afectados? las personas y enfermos de cáncer de pulmón que mueren en España cada 6.5 segundos

Anónimo dijo...

Bueno, dices que el tabaco es una mierda pero te disgusta que los demás se den cuenta, que a nivel social se piense que es una mierda, porque te deja en mal lugar.
Antes era mucho más cómodo para el fumador, el fumador notaba que el fumar le estaba haciendo papilla pero tenía la compensación de que socialmente estaba bien visto y el fumador podía pasar por ser una persona sofisticada, mundana, risueña, sociable, dinámica y hedonista. Entonces la idea de que un fumador pudiera jorobar a los demás con sus emisiones era inconcebible ¿Quien le ina a decir a Bogart o a Steve MacQueen que le molestaba su humo? Fumar era lo que hacían los protagonistas de las películas. Ahora en cambio los fumadores alternan el discurso agresivo con el victimista.

vicodin online on 6/18/2008 9:17 p. m. dijo...

La ley antitabaco es una buena medida para que muchas personas fumadoras dejen de afectar a las personas que no fuman convirtiéndolos en fumadores pasivos. El tabaco contiene muchas sustancias nocivas que afectan nuestra salud y es el causante de enfermedades como el cáncer, asma, enfisema pulmonar, etc. Nosotros muchas veces somos culpables de las enfermedades que padecemos, está en nosotros la calidad de vida que queremos llevar. Si dejaramos de fumar cuantas enfermedades dejaríamos de tener y además cuantas muertes al año se evitarían por dejar de fumar.

Anónimo dijo...

CITA : es más peligroso el humo de mi cigarrillo que los gases que emiten los tubos de escape de los automóviles.

Pues sí, chaval, sí, el humo de los automoviles te molestará, pero no es cancerígeno. Puede producir nauseas, pero no interfiere en la membrana celular ni en el nucleo que provoca el comportamiento de cancer tumoral como el tabaco, así que no eches culpa a otras cosas y meteros el humo del tabaco donde os quepa.

David Quintanilla on 9/19/2008 4:42 p. m. dijo...

Las personas recriminan los defectos de cualquiera, si, por que fumar es un defecto que tanto a ti como a todos nos mata. es un suicidio controlado o algo asi, sin embargo nunca falta un infeliz que guste de enfrentarse a los defectos de las personas en ves de enfrentarse al estado que los reprime con impuestos exesivos, o hampones que les roban su quincena, o a los policias corruptos, o a las grandes compañias contaminantes. Para otros siempre nuestros defectos seran mucho mas grandes que los de ellos. solo les da envidia que aceptemos lo muy plastas que podemos ser y que nos valga madre si tenemos el vicio del suicidio a manos de la nicotina.

Yo fumaba, y lo unico que hacia era fumar lejos de los que no les gusta fumar, por que aunque paresca insolito a mi no me agrada el humo si no estoy fumando. y si lo veian como un defecto en mi facilmente remarcaba 2 defectos en ellos que salten a la luz de un solo vistazo, es bueno por que asi les caes mal y no pasan de una mirada fea

Buen post!

Anónimo dijo...

Lo que tambien yo empezaria a prohibir, pero ya!!!, es el humo de los coches, camiones, autobuses, centrales térmicas, incineradoras de basura y TODOS LOS DEMAS HUMOS. O se creen que solo el humo del tabaco produce cancer y malos olores?

Anónimo dijo...

Tu artículo es genial, me ha encantado. Como tú, soy otro de esos gilipollas fumadores que lo querría dejar, pero más gilipollas son los que nos atacan.
Entiendo, como dice alguno por aquí, que les moleste el olor del tabaco, pero también me molesta a mí el olor de sus pedos por la calle e igualmente me lo trago.
Que les den a todos.

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

RSS

Recibe las novedades en tu E-Mail:

o suscríbete al RSS con tu Lector de Feeds habitual

 

Los números

Top Blogs canarias

Look Closer Copyleft © 2006 | Plantilla modificada por Miguel Mora a partir de un diseño de Ipietoon para Free Blogger Template

Esta obra y su contenido están bajo una Licencia Creative Commons