lunes, 7 de mayo de 2007

El idioma del nota.

Se me hace muy difícil hablar otra vez del nota, la pesadilla de cualquier informático y de cualquier persona que trabaje a su lado. Es de ese tipo de gente a la que se le coge cariño muy pronto, a pesar de su condición de trasto. Todo le sale rematadamente mal. Si le dejas las llaves de tu coche para que te lo mueva porque está mal aparcado, estate seguro que te rozará la defensa con algún poste salido de la nada. Si quedó con un cliente problemático a las nueve de la mañana en su mesa, lo pillará un atasco y llegará tarde a su cita, pero se las arreglará para llamarte por teléfono para que lo entretengas en su ausencia. Si necesita algún material del almacén, siempre le tocará el roto. El nota es algo así como una tostada andante, de esas de las que hablaba Murphy en sus leyes, las que siempre caen por el lado de la mantequilla. Sin embargo, como ya dije, es buena gente y después de todo terminas esbozando una sonrisa cada vez que lo ves correr apurado por los pasillos.

El viernes por la tarde me fue imposible ser sincero con él.

-El teléfono no me funciona, perdona, la gente no me oye, tengo que repetirlo todo tres veces porque la gente no me oye. Vaya mierda de teléfono, a ver si compran teléfonos nuevos que no se van a arruinar! Que la gente no me oye, coño!!!

Que no se iban a arruinar estaba claro, pero también que él era el único en la empresa que tenía un teléfono nuevo. Probé el auricular de todas las maneras posibles y funcionaba perfectamente. No tardé mucho en darme cuenta de dónde estaba el origen del problema, pero no me sentí con fuerzas de decirle la verdad.

Si lo conociérais, si lo hubiéseis escuchado alguna vez hablar, sabríais de a lo que me refiero. Parece una locomotora. Las sílabas se le amontonan en la boca y las escupe como puede, sin orden ni concierto. Repite palabras, se las inventa, las modifica a su antojo y las ordena y desordena según sea su ritmo cardíaco. Los que trabajamos con él estamos tan acostumbrados que a veces olvídamos esa característica suya. Parece que él también.

Que no, amigo, que no, que el teléfono está bien. No es que los clientes no te escuchen, es, sencillamente, que no te entienden.

Pero no tuve valor...

Supongo que habrá que cambiarle otra vez el teléfono.

7 Comentarios:

Maxi dijo...

Dramático. Si es que hay gente que parece vivir en otra dimension.

Flower Power dijo...

ja ja ja, me enternece como hablas de ese compañero, sé perfectamente quién es... todo un personaje, es un amor-odio constante, pero lo más importante, es el primero, y casi el único, que no duda en ayudarte..

lupuscanis on 5/07/2007 6:24 p. m. dijo...

En todos los trabajos hay gente así, aunque muchas veces te ponen de los nervios, luego son los priemros en hacerte un favor.

noemi on 5/07/2007 6:27 p. m. dijo...

Mejor aprende a hablar, que si no, la mierda se queda adentro e intoxica...

Lupita Ferrer dijo...

Jajajajajaja

Beauséant on 5/08/2007 3:36 p. m. dijo...

o eso o convencerle de que todo el mundo no puede estar a su nivel porque el es superior ;)

Yomisma dijo...

Nervios, velocidad, dudas, problemas... todo ello batido es EL. Pero no todo es asi; Cariño, amabilidad, sencillez, ternura, uno de los corazones mas grandes con los que me he encontrado. Un dulce cocktail. Muakis

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

RSS

Recibe las novedades en tu E-Mail:

o suscríbete al RSS con tu Lector de Feeds habitual

 

Los números

Top Blogs canarias

Look Closer Copyleft © 2006 | Plantilla modificada por Miguel Mora a partir de un diseño de Ipietoon para Free Blogger Template

Esta obra y su contenido están bajo una Licencia Creative Commons