lunes, 2 de abril de 2007

Absenta ...O como perforarse el estomago a base de chupitos.

La absenta es una bebida a base de extracto de hierbas y flores de plantas medicinales con alto contenido alcohólico que se hizo popular en francia en la segunda mitad del siglo XIX, sobre todo entre los artistas y escritores románticos. Debido a su supuesto poder alucinógeno fue prohibido a partir de 1915 en muchos países, aunque más tarde se levantaron las prohibiciones fijando unos límites máximos a su consumo. Actualmente está prohibida en algunos estados de E.E.U.U. En España, sólo está regulada su venta.

El sábado pasado me reuní con unos amigos para almorzar y celebrar un cumpleaños. La homenajeada se había traído de Grecia un frasquito de extracto de absenta con una concentración muy difícil de conseguir en nuestro país. Sobra decir que decidimos probarlo. Aunque estaba todo escrito en francés, conseguimos descifrar las instrucciones de consumo.
Mezclar con agua u otro líquido sin alcohol, sólo una gota por vaso y mucha prudencia en su ingesta. Las explicaciones venían acompañadas de unos dibujos bastante descriptivos y algo intidimidatorios, con aspas rojas y señales de peligro si se bebía directamente del frasco, que lucía en su tapón un cuentagotas para facilitar su dosificación.

Por regla general somos gente bastante
destroyer a la hora de consumir sustancias psicotrópicas, pero la edad y las responsabilidades nos han ablandado bastante. Comenzamos haciendo algo de caso a las indicaciones que se nos daban. Mezclamos cuatro gotas en cada cerveza y seguimos con la cháchara. Aquello le dio a la heineken un gusto a anís del mono que no era del todo desagradable. Después de varias latas y comprobar que las esperadas alucinaciones se resistían en aparecer, algunos de nosotros comenzamos a bebernos el líquido verdoso a base de chupitos sin diluir. Era bastante fuerte debido a la alta graduación de alcohol aunque no mucho más que un lingotazo de orujo. La Absenta se terminó a los cuatro chupitos y seguimos con el whisky. El almuerzo de alargó hasta las 3 de la madrugada.

El domingo por la mañana comencé a sentir acidez. Pronto los efluvios gástricos se convirtieron en un dolor agudo en el estómago. Los eructos comenzaron a hacerse intermitentes y las ventosidades me levantaban del asiento. Se convirtió en una resaca que no le deseo ni a mi peor enemigo (bueno... vale, a éste sí, pero no al resto). Todavía hoy siento algo revolverse en mis entrañas.

En cuanto a su efecto alucinógeno, si no contamos la transformación habitual de nuestras caras cuando ingerimos más alcohol del recomendado, nada que añadir al respecto. Está claro que como en la literatura lo mejor en estos casos es acudir a los clásicos.



8 Comentarios:

Anónimo dijo...

Nosotros compramos el absenta en Praga, pero por lo que tú cuentas, debe estar más diluido, lo tomamos poniendo el absenta en una cuchara y quemándolo, así al arder se quema un poco el alcohol, eso por lo menos me dijeron a mi...Todo un rito el beber absenta....

Migue Mora on 4/02/2007 4:35 p. m. dijo...

Es cierto que hay un ritual para beberlo.. pero nosotros somos un poquito brutos ;)

RUBIE on 4/02/2007 5:28 p. m. dijo...

El Pastis marselles, es un equivalente de la absenta, se bebe con agua, pero según lo que cuentas la que conseguiste es de mayor graduación. En la taberna de mi pueblo, venden ausenta, pero supongo que no será como la de antes.
Un beso, y gracias por tu visita.

lupuscanis dijo...

Has acabado tu solo con uno mis mitos, no lo pienso probar.

reena on 4/05/2007 11:36 p. m. dijo...

Ugg...solo de pensalo me duele el estómago a mi también :S

Anónimo dijo...

La absenta es un digestivo... estimula la segregación de jugos gástricos, salvo que tengas problemas de ulceras, no es perjudicial. Yo la he tomado en algunas ocasiones en chupitos y no me ha dado dolor de estómago.

Hace poco le pregunte a un amigo, que es enfermero, cúal era el líquido que hacen que inhales cuando tienes una intoxicación etílica, me comento que en las ambulancias suelen llevar tarritos de licor de absenta para reanimar en estos casos. No sé muy bien porque será, supongo que es porque el ajenjo es un descongestiona y estimula las funciones del higado.

Leí en algún lugar que Van Gogh había consumido absenta cuando se corto la oreja.

Miguel Mora on 11/27/2009 4:42 p. m. dijo...

Muy cierto anónimo, el ajenjo tiene propiedades digestivas, pero no el alcohol, que en altas concentraciones me da en la nariz que es dañino para el estómago. No soy ningún experto en medicina, la verdad, pero de lo que si estoy seguro es que cualquier pedo que te cojas con el licor que sea, por muy digestivo que pueda parecer, no es nada bueno para tu barriga.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo... pero entonces no solo hablamos del "hada verde" si no de cualquier bebida alcohólica... dada su graduación cdo la he tomado, solo ha sido un par de chupitos. Ya creo que pase la moda de beber por beber… mejor un J. Walker etiqueta negra tranquilita con buena cía. Además la experiencia me ha demostrado que lo mejor, evitar los garrafones y las bebidas blancas (vodka, ginebra, etc.). Y por supuesto nunca en tu vida tomes whisky de los supermercados dia... solo de pensarlo después de tantos años me duele el estómago...

Salu2.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

RSS

Recibe las novedades en tu E-Mail:

o suscríbete al RSS con tu Lector de Feeds habitual

 

Los números

Top Blogs canarias

Look Closer Copyleft © 2006 | Plantilla modificada por Miguel Mora a partir de un diseño de Ipietoon para Free Blogger Template

Esta obra y su contenido están bajo una Licencia Creative Commons