viernes, 11 de mayo de 2007

Histora del tatuaje. Verdades, mentiras y medias tintas.

Los tattoos están de moda. Su proliferación en las últimas décadas en los países industrializados ha sido asombroso. De ser un recurso utilizado principalmente por marineros, presos, punks y las capas más underground de las sociedades modernas se ha convertido en un elemento de consumo como otro cualquiera. Sólo tenemos que echar un vistazo a las espaldas, cuellos, tobillos, brazos y vientres de las personas que nos cruzamos a diario por la calle para darnos cuenta de lo fuerte que ha calado esta práctica en casi todas las microculturas urbanas. Los tatuajes podrán o no gustarte, podrás criticarlos o alabarlos, hacértelos o no hacértelos, pero sólo algunos círculos ultraconservadores de mentalidad retrógrada continúan usando la intolerancia como discurso: “Si nuestros cuerpos pertenecen a dios, deberíamos asegurarnos de tener su justo permiso antes de que los marquemos con tatuajes y perforaciones”.


Modificar el color de la piel infiltrando pigmentos bajo la epidermis es tan antiguo como el hombre. El descubrimiento en 1991 de Otzi, la momia de un guerrero del neolítico con la espalda y las rodillas tatuadas, marca el comienzo de las evidencias que se repiten a lo largo de la historia, desde el Antiguo Egipto hasta el Imperio Romano, pasando por innumerables culturas tribales hasta nuestros días. Sólo en Borneo, Polinesia, Hawai y otros pocos lugares del mundo, la práctica del tatuaje sigue cargada de simbolismo, magia y religión. Es también en Polinesia donde se inicia lo que conocemos hoy como tatuaje artístico y que han imitado hasta la saciedad los tatuadores modernos.


En la actualidad no nos faltan lugares donde podamos acudir a que nos hagan un tattoo. Es normal encontrarse en cualquier ciudad con este tipo de comercios/talleres especializados donde te pintarán la piel para el resto de tu vida. Y digo bien, para el resto de tu vida. ¿tatuajes temporales que se borran solos después de unos cuantos años? Eso es ciencia ficción. Por mucho que nos los quieran vender, siempre dejarán manchas en la piel. Las clínicas que borran tatuajes con cirugía plástica y dermoabración dejan cicatrices, y el láser, que es caro, sólo elimina bien algunos tipos de tinta y siempre quedarán las cicatrices de las microperforaciones que nos hizo el tatuador. Así que antes de hacértelo, piénsalo bien.

Se ha hablado mucho de los peligros de los tatuajes, sobre todo de las infecciones virales o bacterianas, pero es evidente que mientras se realicen en un ambiente limpio y con equipo esterilizado y no se tatúen las mucosas (boca, ojos, genitales..) son prácticamente nulos. El tema de la zona lumbar en las mujeres y la imposibilidad de poner la epidural en una zona tatuada, se debe a la posible relación entre la formación de tumores y la tinta que pueda penetrar en la médula espinal al pasar la anestesia a través de ella. Para los que sufran de psoriasis, hemofilia, epilepsia o alergia a determinados pigmentos, lo mejor es olvidarlo y rendirse a las bondades de la henna.

Tatuarse es una cuestión de gusto personal y convicciones, así que si te van los conejitos del play boy, las lenguas de los rolling o las rosas negras, tú mismo, en el mejor de los casos tu tatuaje será de otro color que el de tu vecino, pero nada más. Yo optaría por diseños originales que tengan algún significado para ti o alguna etapa de tu vida. Y si decides tatuar a tu mascota, no seas cabrón y pregúntale primero.

4 Comentarios:

lupuscanis on 5/11/2007 10:55 a. m. dijo...

La forma de hacerse un tatuaje más impresionante es el metodo que emplean las tribus del Lago Baikal, se tatuan la cara usando aguja e hilo, como si se la cosieran,es muy heavy, pero bastante singular. Un saludo.

noemi on 5/11/2007 1:29 p. m. dijo...

A mí lo me pasa es que me entra la cobardía a la hora de pensar en hacerme uno :)

Flower Power dijo...

A mí es que no me gustan nada de nada y menos sabiendo que son para toda la vida, no me imagino con 70 años y un tatuaje en el culo...

reena on 5/20/2007 5:27 p. m. dijo...

Siempre he querido hacerme uno y durante mi edad pava le dí mucho el c*ñazo a mi madre para hacermelo...pero igual que Noemi, me entra el cague.

Cuando veo a la gente con los tribales en los brazos pienso "Cuando tengan 60 años...van a ir con eso por la vida?". Me parece ridículo, de ahí que pensara en hacerme uno temporal...y encima ahora has dicho que los temporales no son temporales asi que ya como que paso xD

Me ha gustado esta entrada. Muy bien documentada ;)

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

RSS

Recibe las novedades en tu E-Mail:

o suscríbete al RSS con tu Lector de Feeds habitual

 

Los números

Top Blogs canarias

Look Closer Copyleft © 2006 | Plantilla modificada por Miguel Mora a partir de un diseño de Ipietoon para Free Blogger Template

Esta obra y su contenido están bajo una Licencia Creative Commons