viernes, 29 de diciembre de 2006

La otra cara del mercadillo navideño.

Por circunstancias que no vienen al caso, estos últimos días me ha tocado vivir de cerca la trastienda del mercadillo que todas las navidades se monta en la capital de Tenerife. Las interminables obras en la Alameda son las culpables de que este año esté situado en la avenida José Antonio, frente al Cabildo, perdiendo así parte de su magia.

El caso es que la mayoría de nosotros estamos acostumbrados a pasar uno o dos días por allí, dar un par de vueltas entre los puestos, cruzar humo o palabras con el hippie de turno, regatear con el africano el precio de los tambores, comprar algo en el mejor de los casos (o el peor, dependiendo de lo abultado de nuestros bolsillos) y marcharnos sin pena ni gloria por donde hemos venido. Para los comerciantes que venden sus productos en el mercadillo, la experiencia es algo distinta.

La mayoría de ellos
se quejan de que se vende poco. La realidad es que se vende muy poco para el trabajo que les da mantener el puesto abierto desde las diez de la mañana hasta las once de la noche. Demasiadas horas para una sola persona bajo el calor de la uralita en la horas de sol, demasiadas para el frío que trae el mar cuando no está el sol. Si repartes las horas con otra persona, muy poco dinero. Dependen casi exclusivamente de lo que vendan la víspera de reyes a los rezagados que dejan "el detalle" para el último momento.

Si estás dispuesto a gastar tu dinero en nombre de tu religión intenta no hacer más ricos a los dueños del Corte Inglés, Carrefour, Alcampo, Toys 'r'us y el resto de las multinacionales que acaparan el mercado. Piensa en los pequeños comerciantes, en las tiendas de tu barrio o en el currante del mercadillo. Seguro que tu dios estará orgulloso de ti.

4 Comentarios:

bitdrain on 12/29/2006 1:44 p. m. dijo...

No es bueno mezclar en estas cosillas a los dioses, nunca se sabe :P

Lo que si es cierto, que nuestra cultura ha sustituido a los mercadillos y tiendas pequeñas en muestras decorativas y poco más. Siempre tendremos un Carrefour, MediaMarkt, Corte Inglés, etc... más cerca de casa.

Migue on 12/29/2006 2:27 p. m. dijo...

Desgraciadamente si.

Lo de mezclar a los dioses en esto.. jeje.. estoy hablando de compras navideñas. Creo que algún dios tiene mucho que ver con esto ;)

Saludos y gracias por el comment.

Lupita Ferrer dijo...

Dios no te dice que compres ni donde hacerlo, eso es cosita nuestra¡¡. Estoy de acuerdo con lo de apoyar al pequeño comerciante sea el que sea, pero el bolsillo de todos no es igual, y no sale lo mismo hacer una compra en un super de barrio o tiendas de barrio por que al final pagas mucho por poco, yo me ayudo a mi misma y a mi bolsillo. Ellos tienen que comer pero yo también, y regalo lo que me dé la gana¡¡

Migue on 12/30/2006 5:14 p. m. dijo...

Lupita! Tu siempre has hecho lo que te da gana.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

RSS

Recibe las novedades en tu E-Mail:

o suscríbete al RSS con tu Lector de Feeds habitual

 

Los números

Top Blogs canarias

Look Closer Copyleft © 2006 | Plantilla modificada por Miguel Mora a partir de un diseño de Ipietoon para Free Blogger Template

Esta obra y su contenido están bajo una Licencia Creative Commons