jueves, 27 de septiembre de 2007

Policía de tráfico... o el cobrador del frack.

Supongo que a la mayoría se nos ha cruzado alguna vez un hijo de puta al volante de un vehículo, uno de esos prescindibles personajes que no respetan la vida de los demás, tan inconscientes en sus actos como simples en sus pensamientos. Cuando me ocurre suelo exclamar, evidentemente después de los pertinentes insultos a la madre del conductor: "¡Dónde está la policía cuando se la necesita!". A lo que el copiloto de turno suele contestar: "En el centro... poniendo multas de aparcamiento".



El sábado pasado fui a
una fiesta en la antigua
Yegua Loca, un local enclavado en medio de un hipódromo, frente al aeropuerto de Los Rodeos, en Tenerife. Independientemente de las cualidades del establecimiento y de lo que monten en su interior, La Yegua Loca es la boca del lobo, una trampa para todos los consumidores de alcohol que conducen su coche para volver a casa al terminar la fiesta. Una única carretera la conecta con la rotonda del aeropuerto, y a su salida, una patrulla de la policía de tráfico suele esperar a los incautos conductores. Aún así, llevé mi coche. Como a un Skywalker cualquiera, siempre espero que 'la fuerza me acompañe'.


Y me acompañó. Cuando terminó la fiesta cogí mi coche y me dirigí carretera abajo. Conducir borracho es peligroso, pero lo es menos si no pasas de 20 km/h y te agarras al volante como lo hace tu abuela. Más adelante bajaba otro coche, también despacito y muy pegado a la derecha, aunque lo perdí de vista después de unos metros. Cuando llegué a la rotonda, lo vi parado en el arcén junto a una patrulla de policía. Mala suerte, me dije a mi mismo y pasé a su lado sin atreverme a mirar, no fueran a hacerme soplar a mi también. Justo después de pasarlos, vi aparecer otro coche, llenito de fibra, cristales tintados y reggaeton, que se dirigía a toda leche hacia el mío, ¡en sentido contrario!. Tuve que girar el volante para esquivarlos y los vi desaparecer por la rotonda chillando ruedas, aún en sentido contrario. Ahora sí que miré hacia donde estaba la policía, que observaba la escena desde la tranquilidad del arcén. Me devolvieron la mirada, la cambiaron a la dirección por la que había huído el piloto suicida y terminaron bajando la cabeza para seguir rellenando la multa que los tenía ocupados.


¡Donde está la policía cuando se la necesita!


No voy a decir que los chavales parados en el arcén no se merecieran la multa, la retirada de puntos y de carnet, ni que no me lo mereciera yo de haberme tocado soplar, pero creo que hay una diferencia bastante grande entre conducir con unas copas de más, tranquilo y consciente de tus limitaciones, a hacerlo en sentido contrario, a toda velocidad y poniendo en peligro al resto, aunque no hayas bebido ni gota de alcohol.


En fin, cada vez tengo más claro que lo que menos importa es la seguridad de los ciudadanos. Toda esta gentuza uniformada no es más que un Cuerpo de Cobradores del Estado.

12 Comentarios:

hormiga on 9/27/2007 5:02 p. m. dijo...

Supongo que nos ha pasado a todos, pero yo tuve la fortuna de ver a la poli seguir a un cabrón que acababa de adelantarme como un loco en linea continua y que casi choca con otro que iba por el carril que el payaso acababa de invadir. La poli venía por ese mismo carril contrario. Dio la vuelta y empezó la persecución. Unos kilometros más adelante vi que le habían dado caza. Fue la única vez que vi a un poli actuar rápido. Y me alegré.

exseminarista ye-ye on 9/27/2007 6:16 p. m. dijo...

Tiene usted más razón que un santo. Con tal de no complicarse la vida, muchas veces miran para otro lado.

Pejeverde on 9/27/2007 10:52 p. m. dijo...

Totalmente deacuerdo, eso sí, sólo por lo de los cristales tintados y el reggaeton a toda hostia creo que te menten 30 años sin derecho a recurrir.

Y si no lo castigan así creo que ya va siendo hora.

FidiasNet on 9/27/2007 10:53 p. m. dijo...

Siempre es equivocado generalizar, pero estoy de acuerdo contigo.

Un saludo.

Pedro D. Herrera on 9/28/2007 1:37 a. m. dijo...

Totalmente de acuerdo contigo, aunque ya sabes... "si bebes no conduzcas".De todos modo no todos los policías son iguales, pero una gran mayoría actúan como tu lo has descrito

lupuscanis on 9/28/2007 7:53 a. m. dijo...

Yo creo que no es por dinero sino por acojone, si te ven peligroso ae acojonany pasan de esa persona. UN saludo

Tocotó on 9/28/2007 11:10 a. m. dijo...

Pues tienes toda la razón, cuántas veces te parán para el control de turno y piensas, y el mamón ese del coche amarillo con un alerón que parece la mesa de la plancha y que casi me arranca el retrovisor al adelantarme, ¿a ese no lo parán? y preguntas al poli de turno, ¿y ese tío?¿ese cabrón con pintas qué?... En fin, resignación.

Livaex on 9/28/2007 7:14 p. m. dijo...

A mí me pararon hace unos años y me pusieron una multa que todavía tengo atragantada. En este caso fue "una hija de su madre" que me denunció porque "la hice frenar bruscamente" a la salida de la Rotonda de Alcampo cuando ella y su compañero circulaban por la autopista en coche oficial (Guardia Civil de Tráfico). Aunque recurrí, porque yo entré en la autopista a sabiendas de que ellos venían y no iba a entorpecerles, me contestaron poco más o menos que "la autoridad siempre tiene la razón", y era su palabra contra la mía.
Desde entonces, no los puedo ver, ni me los quiero cruzar.
Gracias, Migue por tu visita a mi blog.

Migue Mora on 9/29/2007 12:01 p. m. dijo...

Ya me gustaría ver a mi alguno salir dorriendo chillando ruedas detrás de alguien... Quizás sea lo que dice lupuscanis: se acojonan.

Livaex, mala experiencia esa. Gracias a ti por pasar por aquí.

Anónimo dijo...

Tú concuciendo ebrio supones un peligro, no tienes excusa por conducir con unas copas de más, eres un irresponsable. La mentablemente no eres el único, y siguen apareciendo quienes "controlan" conduciendo con unas copas de más. Un coche es un arma, si estás borracho coge un taxi, vete en guagua o camina.

migue mora on 10/01/2007 6:19 p. m. dijo...

Así es, anónimo, soy un poco irresponsable. Pero nunca he dicho que 'controle', sólo que voy despacito, que es una gran diferencia, de hecho, es todo lo contrario.

En cualquier caso, te doy la razón. No se debe conducir borracho, tampoco se deben consumir drogas, ni cruzar la carretera con el semáforo en rojo, ni beber agua demasiado rápido que te da hipo, y a ser posible, hay que acostarse tempranito que trasnochar es malo malísimo.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

RSS

Recibe las novedades en tu E-Mail:

o suscríbete al RSS con tu Lector de Feeds habitual

 

Los números

Top Blogs canarias

Look Closer Copyleft © 2006 | Plantilla modificada por Miguel Mora a partir de un diseño de Ipietoon para Free Blogger Template

Esta obra y su contenido están bajo una Licencia Creative Commons