jueves, 11 de octubre de 2007

El cerebro de los funcionarios.

Cambiar de lugar y de profesión no sólo será muy importante en el mundo multidisciplinar que estamos anticipando, sino que también lo fue en el pasado. Es fascinante descubrir que el cerebro nació, precisamente, para permitir a las larvas de los tunicados encontrar el lugar adecuado donde iban a fijar su residencia en su etapa de adultos. Aquel antecesor de nuestro cerebro les permitió orientarse en el espacio para vivir una vida adulta sin moverse. Una vez instalados en la seguridad del lugar elegido, absorbían su propio cerebro porque ya no lo necesitaban.

Mucha gente y, sobre todo, muchos funcionarios se comportan de forma similar a los tunicados. Una vez instalados en la seguridad, se diría que absorben su cerebro y dejan de pensar en otras posibilidades de innovar. Esta actitud es peligrosa para ellos mismos y para el colectivo en el que están insertados.


Eduard Punset


14 Comentarios:

Pedro D. Herrera on 10/11/2007 11:48 a. m. dijo...

Buenísima la comparación, desgraciadamente es muy real en muchos casos y nosotros tenemos que sufrirlo....

Livaex on 10/11/2007 5:52 p. m. dijo...

Afortunadamente también hay funcionarios que no se comportan como los "tunicados" y a pesar de nuestra edad, estamos buscando continuamente nuevas aventuras en las que integrarnos para evitar el Alzheimer. Un saludo

Reena on 10/11/2007 6:46 p. m. dijo...

Eso lo dice Punset en El Alma está en el Cerebro?? tengo que decirle a mi madre que se lo acabe a la de ya! :D

migue on 10/11/2007 8:31 p. m. dijo...

Supongo que tendrás razón, Livaex, sobre todo si tú eres uno de ellos, pero concidirás conmigo (con punset en este caso) en que sois pocos los que no termináis así. Y es normal, yo también lo haría, sin esa presión que supone trabajar para una empresa privada que a la primera de cambio prescinde de tus servicios. Pero no tengo ni las ganas, ni la fuerza, ni la manga suficiente para meterme a opositar.

Reena, lo leí en el último artículo de su blog, pero seguro que también hace alusión en su libro.

hormiga on 10/12/2007 6:16 p. m. dijo...

Yo creo que el ejemplo del funcionario es solo una visión ilustrativa, un símbolo. Es evidente que hay muchos tipos de funcionarios y que en las distintas administraciones hay ejemplos desiguales. Hay quien se entusiasma con su trabajo, ya sea funcionario o no. Y lo mismo hay quien se acomoda y funciona con el automatismo, ya sea funcionario o no.
Lo peor es que existan funcionarios sin trabajo. Me refiero a funcionarios con un puesto pero sin nada que hacer en su jornada. Y conozco a otros entusiasmados con su trabajo. Afortunadamente, cuando acudo a la administración, cada vez veo a más personas haciendo bien su trabajo.

hormiga on 10/12/2007 6:22 p. m. dijo...

Trabajo, funcionario....menudo comentario repetitivo. Piso disculpas por la mala redacción, pero llevaba unos minutos escuchando el video de los males de la nintendo y alguna neurona se me congeló y bloqueó mi capacidad de redacción
http://www.youtube.com/watch?v=kv9QukmIFmc

Erebus on 10/12/2007 11:47 p. m. dijo...

No sólo funcionarios. Mucha gente renuncia a buena parte de sus capacidades cognitivas para conseguir "la felicidad de las ovejas del rebaño". Se dejan llevar por la corriente de vacuidad y de superficialidad que lo inunda todo e ignorando creen que son felices y dichosos. Pero esa felicidad no es más que un grotesco reflejo en el agua.

lupuscanis on 10/15/2007 12:46 p. m. dijo...

Estoy totalmente de acuerdo con Eduard Punset, y lo digo con conocimiento de causa. Un saludo

Tocotó on 10/16/2007 11:21 p. m. dijo...

Vaya, pues yo igual no he evolucionado demasiado desde esos bichines y en cuanto encuentre mi piso y me case con el banco perderé del todo el cerebro, es bueno saberlo antes para tomar medidas...

Beauséant on 10/17/2007 2:03 p. m. dijo...

tal y como yo lo veo es una cuestión de supervivencia... el cerebro puede ser tu peor enemigo ;)

Rafael Pazos on 10/18/2007 5:53 p. m. dijo...

Si los funcionarios son tunicados los empresarios somos ejem y son los empleados son tóxicos

No queda uno

FidiasNet on 11/06/2007 11:04 a. m. dijo...

Yo creo que Punset tiene mucha imaginación, o mucha fe en la ciencia para afirmar sin el menor recato que el cerebro emergió de esa manera y para esa función en los tunicados, y que luego ...

Señor@s, utilicemos un poco más el pensamiento crítico cuando la ciencia hace sus afirmaciones. A este paso los dogmas de fe no van a venir de la iglesia sino de la ciencia (lo digo como agnóstico).

Funcionario?, empresa privada? por favor, todo es una mierda. O es que vamos a ensalzar las maravillas que ejercen sobre el carácter el trabajo en la empresa privada.

Los funcionarios son un colectivo muy amplio, y hay de todo, igual que en la empresa privada. Cada persona se comporta según su naturaleza, y se adapta a su medio según las estrategias que mejor le han servido a lo largo de su vida.

Las generalizaciones simples son siempre una falacia (incluso las de mi comentario), muy útiles para manipular la opinión de mentes que no utilizan el razonamiento crítico.

Un saludo.

hormiga on 11/07/2007 10:39 p. m. dijo...

pero bueno, volviendo a los tópicos...¿el migue se hizo funcionario? estás muy parco ultimamente.

migue on 11/14/2007 12:46 p. m. dijo...

Hormiga, terminó la parquedad ;)

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

RSS

Recibe las novedades en tu E-Mail:

o suscríbete al RSS con tu Lector de Feeds habitual

 

Los números

Top Blogs canarias

Look Closer Copyleft © 2006 | Plantilla modificada por Miguel Mora a partir de un diseño de Ipietoon para Free Blogger Template

Esta obra y su contenido están bajo una Licencia Creative Commons