viernes, 20 de junio de 2008

Breve repaso al Aguaviva Canarias 2008 TF

A falta de celebrarse el concierto de Marc Anthony este fin de semana, al que no tengo ninguna intención de acudir, paso a relatar lo mejor y lo peor de lo que viví el pasado fin de semana en el Aguaviva Canarias, en su edición de Tenerife. Para empezar, aclarar que es la primera vez que acudo a este festival y que probablemente sea la última, teniendo en cuenta el carácter marcadamente comercial del evento. El único motivo que me animó desde un primer instante fue el anuncio de la actuación de jamiroquai, banda que sigo muy de cerca desde sus inicios.

Playa del Concquistador

La noche del viernes me dejé caer por la Playa del Conquistador con Chambao como único reclamo, a los que tuve la ocasión de ver actuar hace dos años en La Laguna y me dejó buena impresión. Un rato antes había terminado la actuación de un grupo local llamado Superstereo, del que no voy a opinar. Llegué con el concierto ya empezado y me costó bastante adentrarme entre la muchedumbre para alcanzar un lugar del que pudiera al menos ver la carita de La Mari. Por el camino, intenté pillar un whisky en uno de los kioskos, aunque por alguna razón desconocida e incomprensible no vendían bebidas alcohólicas decentes, sólo cerveza. Me tuve que conformar con una Heineken de barril. Chambao hicieron lo que mejor saben hacer, cantar y bailar con el Atlántico como marco, sin brillar especialmente. Interpretaron la mayoría de sus temas más conocidos y varios de los de su último disco. También mendigaron algún SMS en favor de una ONG.

Chambao

Finalizada la actuación de Chambao, le tocó el turno a Black Strobe, un nombre que me sonaba a chino mandarín pero que se convirtió sin duda en el artista revelación de la noche. No creo que lo conocieran la mitad de la mitad de la mitad de los allí presentes. Mi primera reacción fue soltar un par de carcajadas y más de un comentario soez. Aquello parecía una representación cómica de Loquillo sin sus trogloditas. Un tipo enorme, con un ridículo tupé, vestido de oscuro ataúd, daba saltos y pegaba voces sin sentido sobre el escenario mientras otro permanecía oculto tras él a los mandos de una mesa de mezclas. Sin embargo, al paso de los minutos, el ritmo frenético del electro rock invadió a cuantos allí estábamos, convirtiendo por momentos aquella plaza en una oscura fábrica llena de bestias moviéndose al unísono con el sonido de las máquinas. Me apunté el nombre del grupo para futuras búsquedas p2p.

Black Strobe

Aguaviva Sessions (algo así como un cd grabado con sesiones) fueron los encargados de finalizar el primer día de festival. Para mí no terminó la fiesta, sin embargo lo que sucedió hasta las ocho de la mañana no forma parte del Aguaviva Canarias y no lo voy a contar aquí.

Lo gordo vino al día siguiente. Desde el hotel en el que me alojaba, muy cerca del Estadio Antonio Domínguez, empezaron a llegar los ecos de ese payaso disfrazado de músico llamado Arístides Moreno. No tenía ninguna prisa, así que me perdí su actuación mientras mojaba el gaznate, no se les fuera a ocurrir otra vez vetar las bebidas alcohólicas. Me perdí también la del loco ese que canta. Llegué al estadio justo a tiempo para no escuchar entera ni una de sus canciones. Sudorosas gruppies de quince años paseaban su primera borrachera por doquier, aún hipnotizadas por la actuación de su ídolo de pegatina. Yo ya estaba preparado para ver al mío.

Me llamó la atención la poca gente que había en el estadio, no llenaba ni la mitad, teniendo en cuenta la fuerte campaña mediática con la contó el festival. Las 50.000 personas de las que hablan los medios serán sumando todos los días en ambas islas. Yo no conté más de 10.000.

La espera se alargó al menos hora y media. De nuevo Aguaviva Sessions, adelantando turno para cubrir el retraso de la estrella, deleitó a los asistentes con buenos temas. Cuando Jay Kay apareció en el escenario yo ya había cogido una buena posición cerca del escenario, no sin antes llevarme más de una bronca adolescente. Entendí que cuando eres muy joven crees que lo mereces todo, y si alguien más alto que tú se pone delante tienes todo el derecho a cabrearte, sobre todo si llevas haciendo cola todo el día. Ya aprenderán.

Fue un gran espectáculo. Jamiroquai dio la talla, dejándolo todo sobre el escenario, incluídos sus constantes movimientos robóticos y espamódicos, mientras interpretaba la mayoría sus temas más míticos. "Space Cowboy", "Cosmic Girl", "Canned Heat", "Alrigth", "Black Capricorn Day"... Me pareció un poco más viejo y un poco más cansado, pero no se lo tuve en cuenta. Al fin y al cabo yo también estoy un poco más viejo y un poco más cansado y él no me lo tuvo en cuenta. Eché de menos un gorro algo más llamativo que el que llevaba puesto, un tocado imitando el plumaje de las tribus indígenas americanas, aunque con el calor que hacía imagino que fue la mejor opción. En definitiva, disfruté como un niño de una hora y media del mejor acid jazz y del funk más bailable de la mano de este indiscutible talento de la música.

Jamiroquai

Lo que vino luego, Calle 13, fue una abominación que mezcla el reggaeton con el hip hop, al más puro estilo de lo peor de Puerto Rico y su perrea perrea. Estuve a punto de vomitar los whiskys que tan celosamente guardaba en mi estómago. De Aguaviva Sessions no se supo nada más, por mucho que nuestro gran periódico El Día diga que "la sesión se prolongó hasta el alba". Es lo que tiene ponerse a hacer crónicas desde el sillón.

Sonará a tópico, pero lo último que recuerdo es a la Policía Local más preocupada por desalojar el estadio que por la seguridad de los que lo hacían.

Por si alguien va el domingo al concierto de clausura con Marc Anthony, vendo tickets para bebida a mitad de precio. Al terminar el concierto te los tienes que llevar a tu casa, porque nadie te los vuelve a cambiar, ni por dinero, ni por nada. Y yo con la entrada ya tengo suficiente para el recuerdo.

3 Comentarios:

mujer del traje gris on 6/22/2008 3:57 a. m. dijo...

Hey hey!
ké envidia, s mi sueño dorado ver a Chambao en vivoo! me encanta, aunke no hace muxo tiempo ke los conozco. Me mata la voz de la Mari. Las pic son de tu autoria?

Iwual ke a ti, tampoco me agrada muxo Calle 13, no entiendo porké recibe tan buenas criticas (al menos de parte d los medios de aca, en mis rumbos)

Te dejo abrazo fueeeerte fuerte:)

Reena on 6/22/2008 1:27 p. m. dijo...

Mmmm...eso tambien te iba a preguntar yo, si las fotos son tuyas.

Parece ser que no eres el único que no volverá al festival y sobre Superstereo no sé que decirte. Me bajé el disco (lo dan gratis en su web, creo que con licencia CC) y no me parecieron tan malos. Les falta algo, suenan demasiado enlatados, pero es que también es su primer CD.

Migue Mora on 6/23/2008 8:19 a. m. dijo...

No son mías. Las robé de la página oficial, por eso no cité fuentes como de costumbre.

Mujer del traje gris, si tienes oportunidad ve a verlos algún día, suenan bastante bien en directo, sobre todo un conciertito al lado de la playa.

Reena, a mi Superstereo tampoco es que me disguste del todo, por eso no me apetecía decir nada de ellos, porq que seguro que los iba a poner a parir y mejor me estoy callaíto, que como tú dices, etán empezando y no parecen malos.

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

RSS

Recibe las novedades en tu E-Mail:

o suscríbete al RSS con tu Lector de Feeds habitual

 

Los números

Top Blogs canarias

Look Closer Copyleft © 2006 | Plantilla modificada por Miguel Mora a partir de un diseño de Ipietoon para Free Blogger Template

Esta obra y su contenido están bajo una Licencia Creative Commons