lunes, 23 de junio de 2008

El oficio de político

Use la cabeza, Ira. Yo no digo que un político profesional no robe; robar es su oficio. Pero todos los políticos son seres improductivos. Todo lo que puede ofrecer un político es una cara: su integridad personal, la posibilidad de que los otros confíen en su palabra. El político profesional competente lo sabe y protege su reputación a base de ceñirse a sus compromisos, porque quiere conservar el puesto, es decir, seguir robando, no sólo esta semana, sino la próxima, y el año que viene, y muchos más. Por lo tanto, si es lo bastante listo como para seguir adelante en una tarea tan exigente puede que en el fondo tenga una moral de hiena, pero se comporta de forma que no ponga en peligro lo único que puede vender: su reputación de fiel cumplidor de promesas.

Robert Heinlen | Tiempo para amar


Vía: El infierno es aquí

1 Comentarios:

lupuscanis on 6/24/2008 10:46 a. m. dijo...

La cita es muy buena, estoy totalmente de acuerdo con ella.

Actualmente, cuando se habla del político ladrón, se acaba la frase con la coletilla de "no son todos así", es una coletilla hipócrita y cobarde, porque todos van a trincar sin excepción.

Es más, robar es una actividad esencial del polítco, es decir, forma parte de su esencia, de su razón de ser.

Un saludo

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

RSS

Recibe las novedades en tu E-Mail:

o suscríbete al RSS con tu Lector de Feeds habitual

 

Los números

Top Blogs canarias

Look Closer Copyleft © 2006 | Plantilla modificada por Miguel Mora a partir de un diseño de Ipietoon para Free Blogger Template

Esta obra y su contenido están bajo una Licencia Creative Commons