domingo, 2 de marzo de 2008

Sin alternativas.

Toda virtud ha sido pervertida y al hombre no se le ha dejado libertad alguna. Como polos del bien y del mal, se le ofrecieron dos concepciones: altruismo y egoísmo. El altruismo se define como el sacrificio del yo por los otros. El egoísmo, como el sacrificio de los otros por el yo..... Esto ató al hombre irrevocablemente a otros hombres y no le dejó más que una elección de dolor: su propio dolor en aras del bien de los demás, o el dolor de los demás en aras de su propio bien. Cuando se agregó la monstruosa idea de que el hombre debe encontrar felicidad en el sacrificio, la trampa quedó sellada. El hombre se vio forzado a aceptar el masoquismo como su ideal, con el sadismo como alternativa. Este es el fraude más terrible que se ha perpetrado en contra de la humanidad.

Howard Roark - El Manantial, de Ayn Rand

5 Comentarios:

lupuscanis on 3/03/2008 1:17 p. m. dijo...

Es una reflexión interesante, pero no creo que, de forma absoluta, en todos los casos, quién realiza un sacrificio encuentre felicidad en él, me imagino que puede hacerle feliz lo que obtiene con el sacrificio, no éste en sí mismo.

Además, en ocasiones, creo personalmente, que los sacrificios son necesarios para obtener un bien superior al mal sufrdio con el sacrificio, pero esto no implica que el sufrir ese mal lo haga feliz a uno, bueno por lo menos en mi caso es así,

Porque te aseguro que los años que pasé opositando, metido en un cuarto desde las 9 de la mañana hasta las 2100, durante todos los días de once años, salvo los domingos, no me hicieron feliz, me hizo feliz, si se puede decir así, lo que obtuve tras ellos.

Es cierto también que los masoquistas y sádicos son legión.

Un saludo

migue on 3/03/2008 5:48 p. m. dijo...

Lo que llamó mi atención del texto de Ayn Rand es su forma de decirnos que sólo se pueden ser dos cosas en esta vida, o eres esclavo (trabajador, asalariado..) que sufres por el bien de otros (para que otros se enriquezcan), o eres amo (empresario), el sufrimiento de los demás en tu propio beneficio.

Evidentemente en la vida real esto no es así, existen muchísimos matices y combinaciones, muchos lobos con piel de cordero y corderos con piel de lobo, pero no deja de ser un buen guiño a como funciona el capitalismo en la sociedad que vivimos.

Al leer esto: "la monstruosa idea de que el hombre debe encontrar felicidad en el sacrificio", no pude evitar pensar en la frase que nos repiten a mansalva: "el trabajo dignifica". He trabajado mucho a lo largo de mi vida, y salvo algunas amistades excepcionales, lo único que me he llevado de mi trabajo ha sido dinero. Y el dinero, no dignifica.

mujer del traje gris on 3/04/2008 12:00 a. m. dijo...

y sin alternativas nos deja este texto más que la de rechazarlo.
A mi me suena más bien a religión. Eso si: no le falta razón en alguna cosa.
Me acordé de una frase buenísima que leí en una revista hace poco: "El pudor corrompe las palabras"

Es bueno leerte :)
Saludos!!

Migue Mora on 3/04/2008 12:18 a. m. dijo...

La verdad es que sí que tiene un tufillo a Genesis, o a Silmarillion, que viene a ser lo mismo.

lupuscanis on 3/04/2008 8:28 a. m. dijo...

No lo habái visto así, pero la sabes lo peor no es er escalvo es ser siervo, pues hay personas que aparte de ser trabajadores mantiene una relación de servilismo con sus jefes, esos si que son masoquistas y disfrutan con ello. Un saludo

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

RSS

Recibe las novedades en tu E-Mail:

o suscríbete al RSS con tu Lector de Feeds habitual

 

Los números

Top Blogs canarias

Look Closer Copyleft © 2006 | Plantilla modificada por Miguel Mora a partir de un diseño de Ipietoon para Free Blogger Template

Esta obra y su contenido están bajo una Licencia Creative Commons