lunes, 10 de noviembre de 2008

Sobrevivir con 600 euros al mes [Transporte]

En los tiempos que corren, donde las distancias han dejado de ser monopolio de unos pocos exploradores para formar parte del discurrir diario de la mayoría, tener acceso a un medio de transporte se convierte en algo casi tan importante como el acceso a la vivienda o a una buena alimentación. Trasladarse de una localidad a otra, del pueblo a la ciudad o dentro de la propia urbe es tan cotidiano para el desarrollo de nuestras actividades, que también debemos reservar buena parte de nuestro presupuesto para este fin.


Disponer de vehículo propio es un lujo que muy raramente nos podremos permitir, así que lo descartaremos casi desde el principio. Por supuesto, nada de estilizados turismos deportivos con llantas de aleación y ordenador de a bordo a pagar en eternos y cómodos plazos, eso lo dejamos para los listos que saben ahorrar. Los coches baratos de segunda mano podrían ser una buena opción si no fuera porque la mayoría de las veces suponen un desembolso constante de taller. En cualquier caso, debemos tener claro que trasladarse en un vehículo de nuestra propiedad conlleva una serie de gastos que arruinarían nuestro reducido presupuesto. Reposición constante de carburante, cambios de aceite, de filtros, de gomas, de ruedas, correas, bujías, lámparas... Las únicas alternativas que nos quedan en este caso son, por un lado, la bicicleta, el patinete y similares vehículos sin motor; y por el otro, el socorrido Vespino: barato, de bajo mantenimiento y poco consumo de gasolina. Una última posibilidad es hacernos con una destartalada furgo que usemos también como vivienda, ahorrándonos en este caso el dinero del alquiler de un piso, pero multiplicando por mil el riesgo de contraer alguna a infección. Está claro que en una furgo podemos dormir, pero no ducharnos.

Descartada la idea del vehículo propio, la opción más económica para desplazamientos largos es sin duda el polifacético dedo pulgar. Lo levantamos sutilmente, ponemos carita de pena y a esperar que algún alma caritativa nos de asilo en su coche. Además de un recurso barato para viajar de un lugar a otro, el auto-stop es una simpática forma de conocer gente, aunque no viene mal tomar algunas precauciones. Por supuesto tiene la desventaja de que no sirve para cuando tienes prisa. Para desplazamientos más cortos que requieran puntualidad no nos queda más remedio que hacer uso del ingenio e inventar otras formas de autostop. Para ir al trabajo, por ejemplo, siempre encontraremos un compañero que viva cerca dispuesto a llevarnos en su vehículo, compañero al que deberemos compensar de alguna forma si no queremos convertirnos en un molesto grano en el culo. Pero nada de dinero, con una agradable conversación durante el trayecto e invitarlo a un cortado de vez en cuando es suficiente.

El transporte público es quizás la más equilibrada de nuestras opciones, aunque depende en gran medida de la política que a este respecto se lleve en nuestro lugar de residencia y de la seriedad de las empresas de transporte que operen en nuestra localidad. En ocasiones, usar diariamente una guagua, un tranvía o el metro puede salir muy caro. En otras puede afectar negativamente a nuestra salud mental. Y en otras, es sencillamente imposible.

Finalmente, tenemos que tener claro que no podremos gastar más de 50 euros mensuales de nuestro presupuesto en desplazamientos, sean del tipo que sean. Con lo que ya restamos 450 euros de nuestro patético sueldo.


Entregas anteriores:

VIVIENDA
TRANSPORTE

Próximas entregas:

VICIOS
VACACIONES

4 Comentarios:

Beauséant on 11/10/2008 4:42 p. m. dijo...

aquí, más que nunca, adquieren significado las palabras del artista: no se vive, se sobrevive...

RAÚL on 11/10/2008 5:47 p. m. dijo...

ya tengo curiosidad por leer cómo se apaña uno los vicios con 600 pavos al mes. ayys, porca miseria!

Migue Mora on 11/11/2008 8:26 a. m. dijo...

Raúl, eso va a ser sin duda lo más complicado.

Reena on 11/14/2008 4:02 p. m. dijo...

Un experimento que me gustaría hacer es salir de mi casa con la mochila y ver hasta donde llego haciendo autostop. La universidad organizó una actividad parecida para recaudar dinero, pero no sé adónde llegaron los equipos...

De hecho, creo que había un programa en la MTV con esta idea...

Pero da tanto miedo hacer dedo que creo que yo sería de esos que se compran una bici o cogen la guagua jajaja

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

RSS

Recibe las novedades en tu E-Mail:

o suscríbete al RSS con tu Lector de Feeds habitual

 

Los números

Top Blogs canarias

Look Closer Copyleft © 2006 | Plantilla modificada por Miguel Mora a partir de un diseño de Ipietoon para Free Blogger Template

Esta obra y su contenido están bajo una Licencia Creative Commons